BLAS INFANTE EN

Archidona

En el interior de la provincia de Málaga, estudié Bachillerato, conocí la realidad de los jornaleros andaluces y escuché la música que luego trasladé al himno de nuestra Andalucía.

Aquí se forjaron mis ideales.

Entre paisajes de olivar y dehesas, al pie del Pico del Conjuro, en la ruta que une Antequera con Granada, se encuentra el municipio de Archidona.

Su historia se remonta a la Prehistoria, evidenciada por restos arqueológicos del Paleolítico. Los túrdulos fueron los primeros en asentarse en la zona alrededor del 1500 a.C., seguidos por los fenicios que iniciaron la construcción de sus murallas y denominaron a la ciudad como «Escua».

Uno de los lugares más fascinantes de Archidona es la Plaza Ochavada, una joya del urbanismo andaluz del siglo XVIII. Esta plaza octogonal, construida en 1786, mezcla a la perfección el estilo mudéjar con el urbanismo francés. Lo más curioso es que desde fuera no se puede apreciar nada de su belleza, ya que no tiene fachadas externas. Hay que entrar para admirar sus ocho fachadas blancas y de ladrillo rojo que recuerdan a un patio andaluz clásico. En 2007, fue reconocida como la “Primera Maravilla de la Provincia de Málaga”.

El Castillo de Archidona, con su impresionante vista panorámica desde la cima, también tiene una historia intrigante. Según una leyenda, fue el escenario de un trágico romance entre Tagzona, una princesa musulmana, y Tello, un noble cristiano. Los enamorados prefirieron saltar al vacío desde la Peña de los Enamorados antes que vivir separados. Esta peña, visible desde el castillo, es una formación rocosa en forma de rostro humano, lo que la hace aún más enigmática y cargada de simbolismo.

peña enamorados archidona

Además, Archidona alberga la Ermita de la Virgen de Gracia, construida sobre una antigua mezquita. Este lugar no solo ofrece un remanso espiritual, sino también unas vistas espectaculares del valle y el pueblo.

Para los amantes de la naturaleza, las Lagunas Grande y Chica y la Hoz de Arroyo Martín son lugares perfectos para explorar. Estos parajes naturales ofrecen un contraste hermoso con la arquitectura histórica del pueblo.

A lo largo del año, Archidona celebra eventos únicos como la Feria del Perro y la Zambra Morisca, que muestran la rica cultura y tradiciones locales. La Semana Santa también es un momento especial, cuando la comunidad se reúne en la Plaza Ochavada para diversas celebraciones.

Archidona ocupa un lugar fundamental en mi vida, pues fue allí donde, durante mis años de bachillerato, recibí una sólida formación académica y personal en el Colegio de las Escuelas Pías. Esta etapa no solo fortaleció mis conocimientos, sino que también despertó en mí una profunda conciencia social y un firme compromiso con la justicia y la dignificación del pueblo andaluz.

«Mucho me nació allí, en aquel inquieto y monótono centro, desde cuyo observatorio contemplé lomas de olivos, gente al trabajo, horizontes…».

TAquellos años tempranos de mi adolescencia, desde los 11 hasta los 14, me marcaron profundamente y se reflejan en mi obra «Ideal Andaluz».

«Yo tengo clavada en la conciencia desde mi infancia, la visión sombría del jornalero. Yo he visto pasear su hambre por las calles del pueblo, confundiendo su agonía con la agonía triste de las tardes invernales».

Durante mi estancia en el Colegio Escolapio, compartí espacio y tiempo con alumnos externos de familias humildes. Cada día, veía cómo los Escolapios repartían comida a personas necesitadas en la puerta del colegio. Esa escena impactante, de niños y adultos haciendo fila por un plato de comida, dejó una huella imborrable en mi espíritu y nutrió mi compromiso con la justicia social.

Lamentablemente, debido a problemas económicos en mi familia, tuve que dejar el Colegio Escolapio y completar mis estudios de bachillerato en el Colegio San Rafael de Málaga. No obstante, los años que pasé en Archidona fueron esenciales para mi formación y mi despertar social.

Un episodio interesante de esa época fue la celebración del homenaje al poeta del Siglo de Oro Luis Barahona de Soto, al cual asistí como alumno de las Escuelas Pías. Aquella experiencia literaria y cultural amplió mis horizontes y avivó en mí un profundo amor por la poesía y la cultura andaluza.

Archidona, con su belleza y su historia, siempre estará grabada en mi corazón. Su influencia se refleja en mis pensamientos y en mi lucha por la dignificación del pueblo andaluz. Cada rincón de ese lugar, cada recuerdo, me acompañan y me inspiran en mi camino.

¿Qué ver en Archidona?

Permíteme ser tu guía en este recorrido por Archidona, un lugar que atesoro en mi corazón y que te invito a descubrir a través de sus monumentos, paisajes y tradiciones.

Monumentos Andalusíes

Comencemos nuestro viaje en el corazón de la historia andalusí de Archidona. Aquí, el Castillo y sus Murallas se alzan majestuosos en la ladera de la Sierra. Construido en el siglo IX y renovado en el siglo XIII por Alhamar, este complejo defensivo es una joya histórica. No te pierdas la impresionante Puerta del Sol, un portal al pasado.

Otro lugar que no puedes dejar de visitar es la Ermita de la Virgen de Gracia, una antigua mezquita que refleja la rica herencia musulmana de la ciudad. Este lugar sagrado ofrece una vista privilegiada de la historia religiosa de Archidona.

Otros Monumentos

Archidona es un tesoro de monumentos que narran su historia. La Plaza Ochavada, con su diseño barroco del siglo XVIII, es el corazón palpitante de la ciudad. Este espacio no solo es bello por su arquitectura, sino también por su atmósfera llena de vida.

El Ayuntamiento, conocido popularmente como la Casa del Pósito o la Cilla, data del siglo XVI y actualmente alberga el Museo Municipal. Este edificio es un testimonio de la importancia administrativa y cultural de Archidona a lo largo de los siglos.

La Iglesia de Jesús Nazareno y Escuelas Pías es otro punto destacado. Aquí se encuentra la talla del Nazareno, una obra de arte de finales del siglo XVI y principios del XVII, atribuida al maestro granadino Pablo de Rojas. Este lugar también fue mi hogar durante mis años de formación, y guarda muchos recuerdos de mi juventud.

No te pierdas la Iglesia y Convento de las Mínimas, fundada en 1551. Este bellísimo edificio barroco es un refugio de paz y espiritualidad. La Iglesia de Santa Ana, de estilo gótico tardío con elementos barrocos, es otro monumento imperdible. Su portada en piedra del siglo XVIII es una verdadera obra maestra.

La Iglesia de la Victoria, con su portada manierista y su imagen del Dulce Nombre, atribuida a Pedro de Mena, completa este recorrido monumental.

Paseos y Naturaleza

Para comprender verdaderamente por qué Archidona está declarada Conjunto Histórico y Artístico, te recomiendo un paseo urbano por su centro histórico. Admira plazas como la de San Roque, el Paseo de la Victoria y la Plaza de la Iglesia, donde cada esquina cuenta una historia.

Archidona no solo brilla por su legado monumental, sino también por su impresionante riqueza natural. Las Lagunas de Archidona, declaradas Reserva Natural de Andalucía, son un paraje de gran belleza ecológica y paisajística. Este humedal único alberga numerosas especies de flora y fauna, convirtiéndolo en un santuario natural.

Otro rincón especial es la Hoz de Marín, donde el arroyo Marín, afluente del Guadalhorce, serpentea a través de un bosque autóctono de pino carrasco. Aquí encontrarás vegetación de ribera y fauna abundante, ideal para un día de exploración y tranquilidad. Cerca del cortijo Pilatos, hay una zona recreativa perfecta para picnics con mesas y barbacoas.

Querido amigo, Archidona te espera con los brazos abiertos, llena de historia, belleza y vida. Ven y descubre por qué este lugar es tan especial para mí y para todos los que han tenido la fortuna de recorrer sus calles y paisajes.

Oficina de turismo de Archidona

📍Plaza Ochavada, 2, 29300 Archidona, Málaga

📞 952716479

🌐 archidona.es/oficina-turismo

📧 oficinadeturismo@archidona.es

Tras los pasos de Blas Infante

cantillana sevilla

Cantillana

Aquí viví 13 intensos años, donde me dio tiempo a abrir mi notaría y escribir el himno de Andalucía. En este bello pueblo de Sevilla conocí a buenos amigos que me abrieron los ojos sobre el problema del campo.

Casares: Un Viaje al Origen de Blas Infante y el Alma de Andalucía

Casares

Aquí nací, en Casares, pueblo blanco de entornos agrestes y naturaleza plena de montaña y mar. Todavía me veo como cualquier niño, agarrado de la mano de mi abuelo, paseando por sus calles empinadas.

castro del rio cordoba

Castro del Río

Con este pueblo tengo un vínculo ideológico más que físico. Proclamado como la «Capital del sindicalismo cordobés», Castro del Río influyó y afianzó aún más mi compromiso con el problema agrario.

coria del rio sevilla

Coria del Río

A orillas del Guadalquivir, en Sevilla, es el último lugar donde habité. Pueblo de gran belleza, Coria del Río ha conservado un rico patrimonio gracias al cuidado y cariño de sus gentes.

isla cristina huelva

Isla Cristina

En los límites de la provincia de Huelva, aquí pasé una estancia llena de vida, sal y luz. Alegre y vital, ciudad atlántica donde encontrar la paz de la naturaleza.

la puebla del rio sevilla

La Puebla del Río

Pueblo vecino y muy cercano a mi propia casa, donde ofrecía ayuda y asesoramiento a los jornaleros de la zona. La puerta de uno de los parajes naturales más importantes del planeta: Doñana.

manilva malaga

Manilva

Aquí pasé veranos inolvidables, es un enclave ideal donde disfrutar de su sendero litoral y del paisaje de viñedos que miran hacia el Estrecho de Gibraltar.

peñaflor sevilla

Peñaflor

La localidad donde conocí el amor y tuvo lugar mi casamiento. Situado entre el Valle del Guadalquivir y Sierra Morena, un lugar ideal para el senderismo.

Scroll al inicio